GESTIONANDO LA COMPLEJIDAD DE LA CADENA DE SUMINISTRO - Parte 2: Los factores que generan complejidad.

December 19, 2016

La teoría de la complejidad agrupa bajo un mismo marco conceptual un conjunto de métodos y técnicas científicas (aún en desarrollo) que comenzaron a surgir a partir de 1950 como un esfuerzo por entender toda un serie de fenómenos que no se podían explicar mediante los métodos científicos tradicionales. Lo que tienen en común dichos fenómenos, es que su comportamiento es el resultado de la interacción entre varios elementos y por lo tanto su estudio solo puede abordarse colectivamente. El método científico tradicional consiste en dividir un problema en problemas más pequeños para solucionar éstos últimos de forma aislada, pero debido a que los fenómenos de naturaleza compleja se presentan solamente cuando un conjunto de elementos interactuan de forma colectiva y no separadamente, su comportamiento no puede inferirse a partir del estudio individual de los elementos que lo conforman y esa es la razón principal por la cual los métodos tradicionales no pueden explicar este tipo de fenómenos ni solucionar los problemas que de ellos se derivan.

La cadena de suministro de una empresa presenta este mismo tipo de  comportamiento y se le considera uno de los ejemplos más claros y representativos de lo que en la práctica es un sistema complejo . Debido a que la teoría de la complejidad se desarrolló con el propósito específico de estudiar los procesos de naturaleza compleja, se constituye entonces también en el enfoque más adecuado para abordar todos aquellos aspectos relacionados con la administración de la  cadena de suministro.

 

 

 

La complejidad de una cadena de suministro se origina como resultado de los denominados atributos estructurales de los cuales los más importantes son el tamaño, el número de interacciones, la variedad (ó diversidad) y la variabilidad. Estos atributos estructurales a su vez dan origen o se manifiestan como incertidumbre y no linealidad los cuales son los atributos conductuales ó dinámicos ya que describen la naturaleza o comportamiento de la cadena de suministro. A continuación se explica brevemente en que consisten cada uno de estos atributos:

 

Atributos Estructurales

  • Tamaño: Se refiere a la cantidad de variables ó número de elementos tales como la cantidad de productos, cantidad  de almacenes, cantidad de proveedores, cantidad de órdenes de trabajo, etc.; En general, entre mayor sea el tamaño de la cadena de suministro mayor será su complejidad.

  • El número de interacciones: Se encuentra estrechamente relacionado con el Tamaño pues se refiere a la cantidad de conexiones o relaciones entre los distintos elementos que comprenden la cadena de suministro. En el siguiente ejemplo, el tamaño de una red esta representada por los puntos en color rojo y el número de interacciones en color azul:

     

     

     

     

 

Entre mayor sea el número de elementos (tamaño) mayor será el número de conexiones posibles y por consiguiente también mayor su complejidad.

  • Diversidad: consiste en el grado de homogeneidad o no, existente entre las distintas variables o elementos y se manifiesta por ejemplo en la gran variedad de productos que las empresas ofrecen a sus clientes.

  • Variabilidad: se refiere a la naturaleza cambiante y dinámica de la interacción entre los elementos que genera patrones irregulares e impredecibles.

  • No linealidad: un comportamiento se denomina no lineal cuando la función matemática que lo describe no cumple con las propiedades aditiva y homogénea y en términos prácticos lo que esto significa, es que dicho comportamiento no sigue un patron ordenado y no es estable por lo que pequeñas perturbaciones pueden ocasionar grandes fluctuaciones y resultados inesperados como el denominado “efecto látigo” donde ante la escasez de productos (por lo general del lado del consumidor)  genera una demanda que se propagada de forma amplificada a lo largo de toda la cadena de suministro.

     

Atributos dinámicos:

Incertidumbre: Consiste en la imposibilidad para predecir un resultado o comportamiento futuro. Matemáticamente, la incertidumbre se suele representar mediante funciones de probabilidad y por tal razón los modelos matemáticos que capturan ó representan la incertidumbre inherente a todos los procesos logísticos se denominan probabilísticos ó estocásticos.

 

No linealidad: un comportamiento se denomina no lineal cuando la función matemática que lo describe no cumple con las propiedades aditiva y homogénea y en términos prácticos lo que esto significa, es que dicho comportamiento no sigue un patron ordenado y no es estable por lo que pequeñas perturbaciones pueden ocasionar grandes fluctuaciones y resultados inesperados como el denominado “efecto látigo” donde ante la escasez de productos (por lo general del lado del consumidor)  genera una demanda que se propagada de forma amplificada a lo largo de toda la cadena de suministro.

 

 

 

Carlos Amézquita es instructor asociado de Sigmacol para la gestión de la cadena de suministro, Planeación y Gestión de la demanda y Gestión de inventarios. Administrador de Empresas con Especialización en Gerencia Logística Integral de la Universidad Militar, cuenta con 20 años de experiencia profesional desempeñándose como consultor de importantes empresas del sector privado. También ha ocupado diversos cargos ejecutivos como Gerente de Logística para Suramérica en las operaciones de Abastecimiento, Planeación, Almacenamiento y Transporte, de Colombia, Panamá, Venezuela, Ecuador y Brasil. Se ha desempeñado como líder de Planeación enfocándose en la Planeación de la Demanda y la Planeación Operativa.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes