Gestión de la Cadena de Suministro en tiempos de crisis.




Estos tiempos de crisis nos han ayudado a entender lo importante que son muchos de los aspectos relacionados a la gestión de nuestra cadena de suministro, entre ellos:

  1. Los riesgos que corren nuestras organizaciones, los cuales se incrementan en un contexto completamente nuevo. A muchas empresas las ha tomado por sorpresa y muchos planes de continuidad de negocio fallaron. Simplemente no se pensó en un escenario como este. Estamos acostumbrados a mirar los riesgos desde el punto de vista de los efectos del cambio climático que a nivel global ha afectado a casi la mitad de la población mundial en 20 años y costado alrededor de 3 Trillones de Dólares estadounidenses (casi el PIB de la India); también otros riesgos, como las burbujas financieras y crisis petroleras que han acortado los ciclos económicos de 10 a 5 años en menos de 30 años. Pensamos en desastres nucleares, y otros tipos de eventos disruptivos, pero nunca en el escenario actual. ¿Qué lecciones nos dejará esta crisis para renovar los métodos de gestión de riesgos? Algunas de ellas son:

  • La necesidad de contar con un plan apropiado de gestión de riesgos, que asegure el alineamiento de las estrategias de la compañía, esto es, la estrategia corporativa con las estrategias organizacional, de competitividad y de la cadena de suministro para una correcta ejecución del plan de negocios.

  • La necesidad de realizar pruebas de estrés para entender cuáles son los tiempos de recuperación y de supervivencia, tal como lo plantea David Simchi-Levi en su artículo "We need a Stress Test for Critical Supply Chains". Estas pruebas de estrés implican determinar el tiempo de recuperación y el tiempo de supervivencia para la cadena de suministro, una vez se presenta un evento e interrupción en uno de sus nodos. El artículo de David Simchi-Levi nos proporciona un método que luego aplicaré en nuestro curso de gestión de riesgos en la cadena de suministro. Pero quiero resaltar aquí que el método planteado por David Simchi Levi es una combinación de marcos de trabajo para la evaluación de cadenas de suministro, modelos matemáticos y una serie de supuestos para el análisis de los riesgos de la cadena de suministro con el fin de proporcionar respuestas a la gestión sin una única dependencia en el cálculo de probabilidades de ocurrencia. Su método puede ser reforzado con otros modelos y supuestos, lo que me plantea el reto de establecer un modelo holístico que plantee lo mejor de los modelos y prácticas existentes para proponer la implementación a nuestros clientes en diversas industrias.

  1. El tiempo de recuperación de este evento disruptivo provocado por la crisis actual, que para quienes sean capaces de recuperarse, tendrán que hacerlo bajo un nuevo modelo de negocio y evaluar cual será el tiempo de recuperación en nuevos escenarios de interrupción, además de entender cuales pudieran ser esos escenarios hipotéticos. ¿Quizá tormentas solares que destruyan la capacidad de los satélites en órbita, los centros de datos en todo el mundo, inhabilitando todas las telecomunicaciones y la web, desacelerando los procesos en todos los niveles e industrias? ¿Nos hará retroceder por lo menos 3 décadas en la gestión de procesos y negocios? ¿Qué medios de respaldo tendremos para garantizar las transacciones, comunicaciones y estabilidad económica? La verdad, no lo sabemos, pero el sólo hecho de pensarlo aterra. Estamos acostumbrados a vivir llenos de giga, tera o petabits de información y sería como volver 40 años en el tiempo y establecer un camino de recuperación. ¿Tendremos la capacidad de lanzar satélites de nuevo a la órbita terrestre en 30 días para restablecer las comunicaciones globales tal como las conocemos y disfrutamos hoy? Espero que sí.

  2. El tiempo de supervivencia de las organizaciones, el cual está relacionado con la capacidad de mantener el suministro de productos y servicios en el mercado a pesar de que un nodo esté interrumpido o en proceso de recuperación.

  3. La volatilidad de la demanda en estos 5 meses que han transcurrido desde el cierre de muchas economías en el mundo. Veremos crecer nuevos patrones de consumo y los procesos y las cadenas de suministro deberán ajustar más su ejecución a una estrategia de velocidad de respuesta más que de eficiencia, donde la capacidad de cumplir una orden del cliente o consumidor en el menor tiempo posible y a un grado de adaptación alto será la norma. ¿Qué haremos con todas las técnicas y algoritmos usados para pronosticar la demanda hasta ahora usados y empleados con la mejor tecnología existente? Muy probablemente debemos considerar esta coyuntura como un evento aislado (outlier), pero que debe ser estudiada muy a fondo para que en el futuro podamos responder rápidamente en situaciones similares. ¿Tendremos que aprender de nuevo a partir de la nueva historia que estaremos escribiendo? Parece ser lo más seguro. Pero apuesto por la capacidad de resiliencia e innovación de la raza humana, que ha alcanzado gigantescos niveles de desarrollo científico y tecnológico. Creo que es tiempo de cambiar el thoughtware y crear nuevos paradigmas de comportamiento y desempeño para las organizaciones y las cadenas de suministro extendidas que lideran.

  4. Los cambios en los patrones de comportamiento de las primeras semanas de esta crisis pandémica donde el efecto látigo tuvo oscilaciones que en algunos casos hicieron caer la demanda en algunas industrias a casi cero, teniendo un efecto aguas arriba que se puede traducir el más del 1000% en la creación de excesos de inventario; mientras que en otras industrias la demanda aumentó en más de 200 o 300% y creó desabastecimiento y problemas de capacidad a nivel de plantas y proveedores.

  5. Flujo de Caja ("Cash is King"), y lo será por mucho tiempo. Solamente Estados Unidos deberá inyectar en su economía más de 3 Trillones de Dólares para aliviar sólo un poco el impacto de esta crisis en su país. Las empresas con gran flujo de caja permanecerán líderes en sus mercados. Tendrán los recursos necesarios para innovar sus modelos de negocios y seguir siendo los reyes en su sector. No lo digo con ironía sino con admiración. Son ese tipo de empresas las que merecen permanecer en la cima de sus industrias por su capacidad de gestión, innovación y resiliencia.

  6. El comportamiento de las economías. En nuestros países latinoamericanos donde la corrupción mantiene deteriorada la capacidad productiva y genera la quiebra de miles de empresas cada año, que no reciben apoyo del gobierno y las instituciones, pese a tener modelos económicos keynesianos, es necesario un cambio en las políticas económicas fiscales y monetarias entre otros cambios, para garantizar que la economía sea productiva. Que quien tenga el ingenio de crear nuevos modelos de negocio y nuevas formas de satisfacer las necesidades de los mercados en las diversas industrias, no sea pisoteado por las políticas fiscales que deterioran tanto el valor que generan las empresas.

  7. Enmarcar la crisis para poder encontrar el camino de vuelta a excelentes niveles de desempeño. En mi artículo del 2014 Excelencia Operacional en Cadenas de Suministro, planteo un enfoque para la excelencia operacional de la cadena de suministro. Este enfoque está siendo revisado actualmente para producir un modelo mucho más robusto que considere las tendencias más relevantes, enriquecido también por las experiencias vividas por nuestra empresa y clientes en esta crisis pandémica.

Seguiré editando este artículo en las próximas semanas para enriquecerlo con más información.


Carlos Perozo, CPIM, CSCP.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • LinkedIn Social Icon

© 2020 por Sigmacol. Todos los derechos reservados

CONTÁCTANOS

+57 317 8940504

+57 317 8940502

info@sigmacol.com

  • c-facebook
  • Twitter Classic
  • LinkedIn Social Icon