top of page

GESTIONANDO LA COMPLEJIDAD DE LA CADENA DE SUMINISTRO-Parte 2: Los factores que generan complejidad

La teoría de la complejidad agrupa bajo un mismo marco conceptual un conjunto de métodos y técnicas científicas (aún en desarrollo) que comenzaron a surgir a partir de 1950 como un esfuerzo por entender toda un serie de fenómenos que no se podían explicar mediante los métodos científicos tradicionales. Lo que tienen en común dichos fenómenos, es que su comportamiento es el resultado de la interacción entre varios elementos y por lo tanto su estudio solo puede abordarse colectivamente. El método científico tradicional consiste en dividir un problema en problemas más pequeños para solucionar éstos últimos de forma aislada, pero debido a que los fenómenos de naturaleza compleja se presentan solamente cuando un conjunto de elementos interactuan de forma colectiva y no separadamente, su comportamiento no puede inferirse a partir del estudio individual de los elementos que lo conforman y esa es la razón principal por la cual los métodos tradicionales no pueden explicar este tipo de fenómenos ni solucionar los problemas que de ellos se derivan.

La cadena de suministro de una empresa presenta este mismo tipo de comportamiento y se le considera uno de los ejemplos más claros y representativos de lo que en la práctica es un sistema complejo. Debido a que la teoría de la complejidad se desarrolló con el propósito específico de estudiar los procesos de naturaleza compleja, se constituye entonces también en el enfoque más adecuado para abordar todos aquellos aspectos relacionados con la administración de la cadena de suministro.